Skip to content

Nueva (New) York: apuntes

septiembre 20, 2013

SANYO DIGITAL CAMERA

(Quiero pensar que de estar más de tres meses aquí organizaría bloques de entradas, les daría un sentido, un cierto trasfondo, una unidad lejana pero final. Que encontraría una coherencia.

No puedo.

Sé que, arriba o abajo, haría lo que ahora mismo comienzo a hacer. Escoger y transcribir las anotaciones sucesivas. Filtrar y, en algún caso

(pocos)

desarrollar.

Reconozco estas paredes.)

*

Es la segunda vez que estoy en Nueva York. Quizás por eso espero más los bares, los mercados. Los rostros a los rascacielos.

*

Preguntas, muchas de ellas aún sin respuesta:

¿Cómo era Nueva York antes de los móviles? ¿Cómo se lee (la sábana que es) el Times? ¿Cuánto cobran los ajedrecistas de Union Square por una partida? ¿Y si les ganas? ¿Qué sucede si en el SoHo se dejan las ventanas abiertas? (con esas escalerillas) ¿Tienen descafeinados en Starbucks?

*

Pregunta con respuesta: por qué al tamaño más pequeño en el Starbucks lo llaman ´tall´.

*

Nueva York es un microcosmos. Parece que no existiera nada fuera de aquí. Y que, caso de haberlo, sería algo esencialmente diferente. Incluso los neoyorkinos, desde la distancia, tienen esa cualidad. No diría sobrehumana, pero sí levemente ajena a lo meramente humano. Como si sus ritmos, su voz interior, sus enfermedades fueran de una sustancia distinta.

*

Uno es de pueblo hasta que se demuestre lo contrario. Y no hay exámenes para eso.

*

Como con el verde en Japón, la luna aquí  tiene un sentido igualador.

*

“Las defensas interiores”: cierto reposo, las listas de libros, la posibilidad de escribir, una cierta lógica en los números que describen las células. El humor.

*

Me sigue pareciendo imposible que esos rascacielos encierren viviendas, televisores precedidos de alfombras. También me parece imposible que todos ellos sean siempre oficinas.

*

Cualquier cosa que piense o escriba sobre Nueva York me parece que ha sido escrita o pensada por alguien antes.

*

Leo a través de Enric González que los rascacielos se acumulan por una cuestión administrativa. Una vez cubiertas las tasas de suelo y cielo acaba resultando más rentable estirar la altura. Que no es una cuestión de límites de espacio.

No quedo del todo convencido.

Sí de lo que afirma antes: que hubo rascacielos en cuanto la técnica permitió construirlos. Que se hacían meramente para impresionar.

La ciudad vertical o a ver quién la tiene más grande.

*

Formulo una pregunta anterior que aquí no puede sino revivirse: ¿separan más las lenguas o las religiones?

Me contestan: “las religiones, claramente. Si no, vete un día a ver a los judíos de Brooklyn.”

(Decido que lo haré, pero mientras contesto:)

– “¿Un judío de Brooklyn que hable inglés y castellano o un chino que solo hable mandarín?”

*

La primera vez en Nueva York recorrimos innumerables calles a pie hasta llegar al puente de Manhattan, con el respetable deseo de sentarnos en el banco de la película de Woody Allen. Sabíamos que estaba cerca del edificio de la ONU, y era obvio que con el título de la película no podía ser sino ese el icónico puente. Ahora paso cada día a escasos 50 metros del “verdadero”, el de Queensboro. Sé que el banco usado era de attrezzo. Y caigo en la cuenta de que el paisaje de fondo del cartel no es Manhattan, sino Queens.

Extrañas mitologías.

*

A las seis la vida en España ya duerme. Tengo seis horas más de una extraña propina, levemente desajustada.

*

La lista de “grandes” mecenas del hospital Memorial Sloan Kettering llena más de diez páginas. Con grandes quiero decir ´grandes´ (y luego añadan un cero).

*

Formulo una hipótesis limitante, falaz y tramposa desde la base, pero hasta cierto punto orientadora. “En materia Nueva York se es de Elvira Lindo o de Enric González”.

Confieso que podría releer a Enric. Otra vez.

*

Me entero, con estupor, de que el proyecto para el que venía hace tiempo que se abandonó. Tardo un poco, pero acabo pensando que quizás otros caminos que me ofrecen puedan incluso ser más interesantes. Supongo que eso es también Nueva York.

*

Repito: ¿cómo se hace para leer el Times?

Anuncios

From → Miscelánea

One Comment

Trackbacks & Pingbacks

  1. Nueva (New) York: apuntes (III) | 20000caligrafías

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s