Skip to content

Formas

diciembre 26, 2012

A veces nos mandaban ejercicios. Nos decían una palabra y nosotros teníamos que hablar sobre lo que nos sugería. Podíamos elegir la forma, la extensión, todo. Pero debía ser a partir de esa palabra. A los que les parecía difícil yo les dije que cualquier excusa sirve siempre para hablar de lo que realmente se quiere hablar. Luego he pensado que es como esa piedra de la que los escultores extraen una forma: un caballo, un león, la Venus de Milo. Las piedras no contienen una forma, las contienen todas. Es desde fuera que se elige. Y de alguna manera se elige lo que ya llevamos, lo que ya era nuestro.

No se te ocurrió: no me pediste ninguna palabra,

¿te puedes creer?

Ninguna palabra.

Anuncios

From → Relatos

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s