Skip to content
Tags

Relato de 10 páginas en 7 pasos, cosas del formato/5

agosto 2, 2010

12.- Carta de Miguel a Ana:

(…) y no sé exactamente cómo está pero no creo que te debas preocupar. Hemos hablado de ésto muchas veces, y aunque te confieso que ahora hay momentos en que ya no sé qué pensar creo que no va a ser tan importante. ¿Recuerdas cuando hablábamos de relativizar, de subjetivar, que era así como más nos gustaba llamarlo? Espero que recuerdes cuando hablábamos de que no existen problemas, que lo que existen son lo que decíamos niveles de atención. Que alguien puede pasarlo fatal porque lo han despedido, porque está enfermo o por muchas cosas, qué sé yo. Pero que también puede pasarlo igual de mal porque no le arranca el coche, porque de repente tiene un grano horrible en la nariz o porque no le salga un seis y no pueda volver a tirar, ¿comprendes? Uno no sufre por los problemas que no piensa, y los problemas serán igual de graves que la forma en que los piensa. Ana, mi tío murió después de años sin poderse apenas mover y sé que yo jamás voy a ser tan feliz como él. Después de todo, yo también escogería sufrir por un dado. Al menos de cuando en cuando, porque luego está que (…)  

 

13.- 7 Mayo:

Copas y traje azul, en metro. Seis tiros libres.

Conseguí el trabajo. Conocí a Bea.

No quiero ni pensar cómo será cuando anote los diez. 

 

14.- Fotografías:

También se puede usar el dado para otras cosas. Veamos. Para describir fotos. Pongamos que tiraré dos veces y que el producto será el número de la foto que tendré que describir ( a ti ésto te encantaba, Carlos: ésta fue otra de las cosas que me dejaste. A Bea también le gusta. Ojalá la hubieras conocido.) Veamos:

4 x 9

Número de foto: 36. Sin título.

Me gustan los cellos. Alguien dijo alguna vez que le recordaban a la respiración de los bueyes. Lo decía más bonito, pero a mí es lo que se me ha quedado. Aquí hay un hombre que sujeta un cello. Parece que está en un puente. Podría ser

me gustaría que fuera

el Pont Neuf, o el puente de Carlos IV, o incluso alguno de los que cruzan el Támesis y cuyos nombres no recuerdo. Pero que estuviera lejos. Por las ropas: pantalón negro, camisa blanca y chaleco negro y por el aire bohemio elijo el puente de Carlos IV. (Praga tiene tanto color que la gente sólo hace sus fotografías en blanco y negro)

Si te acercas un poco verás que no tiene arco. El hombre aparece solo pero nos imaginamos a la gente alrededor y él sin su arco. Parece triste. No está bien eso de tocar el cello en Praga y tener que pasarse el día haciendo pizzicatos; sobre todo delante de tanta gente que sólo quiere fotografías en blanco y negro.

En cuanto pueda le regalaré un dado muy verde muy verde para no tener que colorearlo después.

 

Anuncios

From → Relatos

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s