Skip to content

Pruebas de la inexistencia del alma (2)

mayo 27, 2010

En los campos de concentración, los crematorios se construían con una ligera pendiente. De esta forma la grasa de los cuerpos, al liberarse, caía y podía recogerse en una especie de depósito. Luego la usaban para alimentar el fuego, si éste decaía.

Shlomo Venecia, superviviente de Auschwitz.

 

Anuncios

From → Miscelánea

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s