Skip to content

No todo lo fragmentario es Nocilla, creo que quiero creer.

marzo 12, 2010

El periódico me ha leído esta mañana; como siempre de atrás hacia adelante, como siempre fragmentario:

“(…) cuando me propusieron participar en la campaña estosololoarreglamosentretodos.org apenas puse un par de condiciones: que careciera de color político y que las dosis de voluntarismo no resultaran excesivas. Se cumplió la primera. La segunda, no tanto, lo que observado con perspectiva me parece un acierto. La ingenuidad es más poderosa que la malicia. Estar de vuelta de todo es el modo más eficaz de no llegar a nada.” JJ Millás, en Nuevos Bandos.

Nada más leerme pensé (otra vez) en la cita de Gramsci: “”La inteligencia es pesimista. El optimismo comienza en la voluntad.”

Luego -en el tiempo, no en el espacio, ya he dicho que avanzamos hacia el principio- descubro que ha muerto la tía Julia, la de Vargas Llosa. La que daba nombre y contenido a su novela La tía Julia y el escribidor. Aquella tía suya, once años mayor, con la que en la realidad también estuvo casado (hasta que la sustituyó su prima Patricia, anda que). Pues bien, hace unos años, la tía Julia dijo:

“Yo lo hice a él. El talento era de Mario, pero el sacrificio fue mío. Me costó mucho. Sin mi ayuda no hubiera sido escritor. El copiar sus borradores, el obligarlo a que se sentara a escribir. Bueno, fue algo mutuo, creo que los dos nos necesitábamos.”

Después me encuentro con Pola Oloixarac, una novelista argentina debutante de la que hoy todos hablan. La dicen fragmentaria, pero también que ningún escritor Nocilla podría emularla. La dicen novelista punk, filósofa, blogera, experta en arte y tecnología, cantante del dueto Lady Cavendish, modelo sexy en las revistas y devota de los zapatos del malogrado Alexander McQueen. Dicen que es escandalosamente inclasificable. Sin haber leído la novela se me ocurren varias personas que conozco que podrían haberla escrito. En la entrevista, una de sus respuestas es:

“Como diría la gran Esther Williams, que jamás usó uno, un biquini es un acto que se hace sin pensar.”

 

(salto). Hace tiempo llegué a pensar -sin biquini- que el futuro estaba en la literatura de no ficción. Por aquellas leía a Capote y a Cercas, aunque no mucho y dudo que por ese orden. Hoy un artículo habla sobre la noticia de que Kapuscinski, el gran icono, combinaba hechos reales e inventados. Con independencia de la importancia una conclusión es clara: ni siquiera entre un sí y un no hay una frontera clara.

 

(salto). El otro día se publicó que Luc Montagnier, el codescubridor del virus del SIDA, es un firme defensor de la homeopatía. El premio Nobel afirma que a pesar de las diluciones infinitas, el agua conserva  una vibración de las moléculas que anteriormente habían estado presentes. Prácticamente proponía un nuevo modelo físico-químico.  En el mismo artículo se decía que los medicamentos homeopáticos estaban aprobados por la Agencia Española del Medicamento, y que eran eficaces. Hoy su presidenta escribe una carta asegurando que se venden porque son seguros, pero que en ningún momento se ha probado que sean útiles.

Hablábamos hace poco de las fronteras.

 

Para acabar -las mañanas no son eternas, aunque a veces lo parezcan- en un suplemento se hablaba de literatura tradicional vs. literatura postmoderna, fragmentaria (o literatura Nocilla). Rafael Chirbes dice:

“En literatura es muy difícil dar saltos. Se puede saltar para llamar la atención, pero eso lo hacen los autores, no los libros. Dos Passos escribió sabiendo que existían el cine, los periódicos, la radio, los rascacielos, el paro y la guerra… En cada tiempo se escribe desde los materiales que se tiene a mano. Nada nuevo bajo el sol. Lo único verdaderamente peligroso cuando se escriben libros es no saber que existen las bibliotecas (aunque sean virtuales). Se corre el peligro de repetir (como payaso) lo que alguien ya ha contado como escritor”. 

   

 ***

 

La ingenuidad es más poderosa que la malicia… la inteligencia es pesimista… los biquinis son actos inconscientes…; ahora resulta que hay que creer en la vibraciones…; la no frontera entre un sí y un no.

Quizá la verdadera frontera consista en sentarse; te obliguen o no. Buscar continuidad, una consistencia, aunque se den saltos.

Lo que Chirbes no dice es que, fragmentario o no, nadie está a salvo de ser un payaso. Incluso tras recorrer todas las bibliotecas, (casi) todos los periódicos.

Anuncios

From → Miscelánea

2 comentarios
  1. marga permalink

    Ahora no sé donde estás…
    fragmentada/descolocada
    ¿és lo mismo?

    • Rubí permalink

      escandalosamente inclasificable…………
      Y dale con Nocilla. Aquí se creen que todo lo que viene del otro lado del charco tiene que ser creado a la sombra de la madre patria. Por favor. Pola AQUÍ será escandalosamente inclasificable… porque aquí el que no sea etiquetable se vuelve “ionclasificable”. El español necesita clasificar para no perderse. Tiene un serio problema de orientación cognitiva, por no decir moral, que eso se plagia del resto de Europa o de EE.UU.
      Nocilla dream es una novela MALA, definitivamente, no es una novela. Es una jueguecito snob y poco más. Pola ha dicho que no le interesa la posmodernidad, y es simple: en Argentina no perdemos el tiempo en intentar caer simpáticos al rey del mundo ni en parecer “modernos”, allá vas a la unio con la panza vacía y aún así sobranm ganas de aprender. Y de enseñar a aprender.

      Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s