Skip to content

Japón. Breviario (2)

agosto 27, 2009

 japan

–         En Japón tienen una palabra para definir todo aquello que no supone trabajo, obligación o responsabilidad. Es “asobu”. Su traducción aquí es “jugar”. 

–         En algún momento: “fue como un tiburón que sale a la superficie como si necesitara respirar”. O el miedo que provoca en ocasiones la falta de costumbre, la novedad. 

–         En el metro. Hay dos chicas japonesas sentadas justo enfrente. Las dos visten como si de ello dependieran sus días, pero sólo una de ellas llama la atención. Es más elegante, se mueve más cómoda, no se esfuerza. Me quedo observándola durante un tiempo. Cuando se da cuenta me mira y cambia de expresión. Se vuelve incómoda, agresiva. Ya no importa cómo viste. Me recuerda a los actores, a veces, cuando terminan la función. Su cambio de mirada huele a vestuarios, a habitaciones desordenadas. A trenes viejos de vuelta a casa. 

–         A veces, en el interior de los templos, las bolsas de plástico de los turistas resuenan como calles asfaltadas. 

–         En “Lost in Translation” Scarlett Johansson se llamaba Charlotte. Viajaba hasta Kioto con esos auriculares. 

 

–         El palacio imperial, donde vive el emperador, se encuentra en el centro de Tokio rodeado por unos enormes jardines. Muchos corredores se entrenan por esos alrededores. (los japoneses, al correr, mueven los brazos de una forma única: muy encogidos, muy arriba.). Desde allí se puede ver la torre de Tokio, parecida a la torre Eiffel, pero aún más alta. El momento lleva a pensar que esos corredores pierden el tiempo, que su esfuerzo debería centrarse en algo que persistiera, en algo duradero. Como esa torre.

La misma tarde, en Kamakura, a unos 50 kilómetros de Tokio, unos adolescentes caminan en grupo por la calle. Su lenguaje corporal (extraño para la discreción japonesa) me recuerda a los niños tímidos que encuentran un gesto al crecer. Un gesto al que se aferran, que les protege.

Pienso que algo así hacen los corredores al entrenar en los jardines. 

 

–         En los silencios excesivos, tranquilizan las miradas a los lados. 

–         Se dice que los japoneses deben subir al menos una vez al monte Fuji para merecer su nacionalidad. También que existen dos clases de personas estúpidas: las que no lo suben nunca y las que lo suben más de una vez. Dentro de las primeras estamos los que pensamos que, de subirlo, repetiríamos.

–         Hay quien, para buscar mejor en los bolsos, cierra los ojos.

Anuncios

From → Miscelánea

2 comentarios
  1. marga permalink

    Probablemente no es exacto que no me interesa Japón.
    Pero ahora, la pregunta es:
    ¿Cuánto tiempo dedican cada día los japoneses a “asobu”?

Trackbacks & Pingbacks

  1. Japón cercano « Uno más del montón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s