Skip to content

Fotografías/1

julio 27, 2008

“La cámara registra para aliviarnos del esfuerzo de la memoria.” Algo así decía aquella frase.

Ya sabes que soy muy malo recordando frases; me quedo un poco con lo que vienen a querer decir y luego lo suelto otro poco como me parece. No sé si eso está muy bien, pero puede que sea revelador. No sé. Puede que eso ocurra también en las fotografías.

¿Quién era, Barthes, el que hablaba del punctum?

Sí, asientes, era Barthes, de aquello de las fotografías que captaban el instante, ya veo que te acuerdas, y entonces daba igual que apareciera un caimán, una luz roja en los ojos o una tela negra, algunos de esos montajes que tanto hacen ahora. Daba igual porque de alguna manera todo lo demás era accidental.

Lo importante suele ser aquello de lo que escapas.

¿Ves? Eso no recuerdo quién lo dijo.

La mayor conquista es la de la realidad.

Eso tampoco.

Pero sí aquel álbum de fotos y tú de pequeño con tu madre señalando algo fuera de plano. La cara de tu madre y tu cara y el pie de foto en el que dices:

“Mamá, ¿eso es más bonito que yo?”

Y ahora pienso que es algo así, que el arte de sacar fotografías consiste en hacer que lo accidental esté pero no importe, que no sean tan necesarios los caimanes, las luces rojas, los pies de foto.

Que la memoria cuente.

Pero que también se alivie.

 

Anuncios

From → Miscelánea

2 comentarios
  1. Marga permalink

    Siempre he pensado que

  2. jesuslion permalink

    Que las frases no deberían acabar con puntos, deduzco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s